¿Que contribuye al debilitamiento del suelo pélvico?

En varios momentos de la vida podemos encontrarnos con síntomas que nos demuestran que el suelo pélvico está debilitado, pero el postparto es un momento clave por varias razones. Para recuperarnos bien después del embarazo es importante reconocer el rol del suelo pélvico y las condiciones en que se debilita. Si realizamos ejercicios postparto correctos debemos reforzar y no debilitar más esta zona vulnerable. Como ya sabemos, los ejercicios abdominales convencionales exponen al suelo pélvico a aún más presión. Los músculos del suelo pélvico se recuperan por si solos hasta un punto, pero no del todo en todos casos, por eso es mejor ser pro-activa y ayudar a la recuperación.

¿Por qué se debilita el suelo pélvico?

1. Las hormonas.

Los músculos se alimentan de hormonas, en los casos que tenemos alteraciones hormonales… (menstruaciones, después de la menstruación, durante el embarazo, en el postparto, la gran alteración que supone la menopausia, etc.) el suelo pélvico se ve afectado, lo que puede provocar incontinencia urinaria.

Por eso, durante el embarazo el problema no es sólo por el tema de peso y gravedad, también hay un cambio hormonal importante. Elisabet Colomer* (enfermera especialista en el suelo pélvico) explica que muchas mujeres notan que suelen tener pérdidas de orina en unos días específicos durante el ciclo menstrual, y esto es debido a un cambio hormonal. Además como cada mujer es diferente, puede ser que aunque no ha afectado a la mujer cuando era joven, en la menopausia (cuando hay una disminución real de hormonas), si la incontinencia urinaria no se ha manifestado aún pueda empezar a manifestarse. Por eso la importancia de realizar los ejercicios del suelo pélvico durante toda la vida y no dejarlo aunque no aparezcan síntomas de debilidad.

2. Embarazo y parto.

El embarazo y parto son la principal causa de debilitamiento, aunque a veces no aparezca hasta muchos años después de haber tenido un hijo.

Durante el embarazo se experimenta un aumento de peso y de presión de los órganos en el suelo pélvico, y luego en el parto una elongación de toda la musculatura (sobretodo si el bebé era grande o con un gran perímetro craneal) y además unos cambios hormonales importantes. La hormona relaxina que aumenta durante el embarazo para preparar el cuerpo para el parto también hace que el suelo pélvico se relaje.

En caso de cesárea, no hay una elongación, pero si que ha habido un aumento de peso y presión intrabdominal continua que contribuye a debilitar el suelo pélvico. Se debilita también si la mujer ha ganado mucho peso durante el embarazo o si ganó mucho peso durante embarazos seguidos.

3. Ejercicios postparto contraindicados

Tras el parto, como bien sabemos, a muchas mujeres nos preocupa la silueta y muchas empiezan a realizar ejercicios abdominales sin considerar que se debilita aun más el suelo pélvico. Ejercicios abdominales convencionales exigen presión por fuera en la zona del suelo pélvico, y esta presión realizada de forma repetida trabaja en contra a la recuperación del suelo pélvico. En el postparto inmediato, la mujer no debe saltar, llevar pesos, hacer deporte o otras actividades con impacto. Estas actividades no se deberían realizar hasta no haber valorado el estado del suelo pélvico y haber realizado su recuperación. Sería recomendable recuperar el suelo pélvico en primer lugar.

4. Prácticas deportivas

Como hemos visto, ha habido un aumento en la tendencia a practicar deporte e ir al gimnasio en general, que sin duda ha mejorado la salud. No obstante, algunos deportes exigen saltos e impactos (baloncesto, atletismo, tenis, aerobic, footing, etc.). Como los instructores de fitness a menudo no están formados en la salud de la mujer durante el postparto, no se recomienda una compensación para los impactos y presión intrabdominal que se ha realizado en la zona del suelo pélvico durante los ejercicios.

Además, hacer deporte de manera intensiva incluso sin haber tenido niños, también puede tener efectos negativos. Hay casos de niñas que han estado en entrenamiento intensivo para deportes competitivos que han perjudicado tanto el suelo pélvico que se les ha recomendado dejar de competir, porque no han compensado su actividad de impacto con los ejercicios para el suelo pélvico. Según la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, “entre las jóvenes, incluso sin hijos, que practican este tipo de deportes con continuos entrenamientos y competiciones, 6 de cada 10 están afectadas de incontinencia de esfuerzo”

5. Herencia

Es posible que haya una predisposición de tener un suelo pélvico débil si otras mujeres de tu familia lo tiene también. “Casi 2 de cada 10 mujeres tienen una debilidad innata de los músculos del suelo pélvico.” Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia. Por eso es buena idea revisar el estado de tu suelo pélvico con un profesional si notas que otras mujeres en tu familia padecen de debilidad en esta zona.

 

6. Hábitos cotidianos

Hay hábitos cotidianos que pueden debilitar el suelo pélvico, entre ellos, retener mucho tiempo la orina, empujar con fuerza para vaciar la vejiga, vestir con fajas o prendas muy ajustadas, el estreñimiento, cantar, o la tos crónica por el tabaquismo. Todas estas actividades resultan en una presión extra en el suelo pélvico que contribuye a su debilidad.

Cuando trabajamos el suelo pélvico no sólo estamos recuperando la musculatura debilitada después del embarazo, sino también estamos haciendo un trabajo de prevención de problemas en el futuro. Cuando somo mayores de edad la musculatura en general se encuentra más débil, y el mayor problema que afecta a una gran parte de la población mayor es la incontinencia urinaria. Por eso, para mantener una buena calidad de vida los ejercicios del suelo pélvico se deberían practicar desde ahora y para todo el resto de la vida.

Referencias:

  • *Entrevista con Elisabet Colomer, Enfermera Especialista en el Suelo Pelvico en Centro Salus VI, Sabadell. http://www.salusxxi.com/sabadell-centre-medic.html
  • “Guía para mejorar la calidad de vida de la mujer”- Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia
  • “Trastornos del suelo pélvico” Joan Martí-Ragué. Unidad de Cirugía Colorrectal. Servicio de Cirugía General y Digestiva. Hospital Universitario de Bellvitge. Barcelona. España.
  • “Fortalecer los músculos del suelo pélvico” Encarna Santos, especialista en Diafreoterapia, Anatomía, y Naturopatia.
Recuerde que ahora nos puedes seguir en facebook a http://www.facebook.com/FormaFisicaPostparto
y en twitter @formapostparto

Leave a Reply

Your email address will not be published.